¿Y Qué Pasó con Fukushima en Japón?

imageDe un momento a otro, los medios de comunicación dejaron de transmitir noticias e información sobre el estado de la planta nuclear Fukushima que fue afectada por el terremoto que sucedió en Marzo (11) de este año y yo me pregunto ¿que está sucediendo en esa planta nuclear?.
Hace algunas semanas esa planta nuclear era la puerta al infierno en la tierra, apareciendo siempre en primera plan de los diarios hasta que llegó un día que esas noticias van resumidas y sepultadas entre otras, y la gente ya no se entera de nada. Y lo peor: como para la mayoría, lo que existe se ve en la televisión y diarios, si Fukushima no aparece, entonces ya no existe. ¡Despierten borregos! Les voy a contar algunas cosas.
¿Ya no hay amenaza nuclear en Fukushima?
El peligro aún existe, y peor aún, la falta de información nos debería hacer tener más miedo. Hay más de 110 mil toneladas de agua de mar dentro de la central, destinadas a refrigerar el reactor nuclear de Fukushima, una cantidad de agua inimaginable, que no tiene como ser limpiada ya que al estar en contacto con el reactor la ha convertido en radioactiva.
¿Se imagina lo que sucedería si esa cantidad enorme de agua sale al mar? ¿Crees que se va a quedar en las costas de Japón? ¿Cuántas especies de animales va a resultar contaminadas, especies que sirven de alimento para otras especies y también para los humanos? Te cuento que en ciertos sectores de la planta hay agua a 14 centímetros de derramarse y verterse en el mar. Un par de semanas y cierta tragedia no podrá evitarse.
También he leído unas notas sobre la intención de ventilar el reactor para disminuir la temperatura, ¿inteligente verdad? Pero si piensas en eso, te darás cuenta que el aire va a ir hacia algún lado, porque no se puede quedar dentro de la central, ¡ups! No quiero ni pensar en lo que sucedería si alguien respira aire con partículas radioactivas, a pesar que la empresa propietaria de la planta diga que es una cantidad mínima.
¿Nadie está haciendo nada?
Lo que los expertos no dejan de alabar es la “valentía” de los operarios japoneses que ingresaron a la planta de Fukushima para realizar las reparaciones y limpieza necesaria, los valientes por cierto, aún están ahí. Estos hombres y mujeres que seguramente han sido obligados, apelando a dinero, miedo y al honor, intentan reactivar el sistema de refrigeración y purificación.
Nadie quiere ir a Japón
Autoridades y empresarios japoneses siguen proclamando a viento y marea que el peligro nuclear está restringido a la zona demarcada de Fukushima, y que no comprenden porque los turistas han dejado de ir a las islas niponas, y es que el turismo ha caído a niveles muy bajos, y la economía se afecta, pero ¿quien quiere ir a Japón? Ni aunque me regalen el pasaje, hombre precavido vale por dos.
Lo que me preocupa es la poca información que se está dando en estos días del problema de Fukushima, y eso creo responde a intereses claramente de Japón, que no le conviene que se sepa que hay demasiados problemas en la planta, y de buena fe quieren solucionarlos sin que el resto del mundo lo sepa claramente, pero ¿qué pasaría si ocurre una desgracia, y nadie nos haya avisado para estar preparados?