Estás aquí
Inicio > consejos > Si te sientes Pobre Vas a Seguir Siendolo, Siempre

Si te sientes Pobre Vas a Seguir Siendolo, Siempre

Lo peor que puedes hacer en cualquier momento de tu vida es sentir pena por ti mismo. Y peor aún, si te sientes pobre (económica, física o sentimentalmente) vas a seguir siéndolo por siempre. La autoindulgencia es la más destructiva de las drogas, la más adictiva ya que te da excusas para seguir siendo como eres, para seguir siendo pobre, para temer a lo nuevo, para culpar a los demás, etc. Te da tanto placer culposo que te separa de la realidad.

He leído en la biografía de Steve Jobs que el creador de Apple “distorsionaba la realidad” para lograr sus objetivos. Le decían que algo no se podía y él terminaba convenciendo a todos que si se podía y mejor aún, que era necesario lograrlo. Pues la autoindulgencia es lo mismo, distorsiona la realidad y nos convence de que las cosas están tan malas que no vale el esfuerzo para intentar cambiarlas. Todo riesgo es demasiado, todo cambio es malo o inútil.

El síndrome del “pobre de mí” provoca la mentalidad de víctima perenne. La culpa es de tu madre, de tu padre, del vecino, de la novia, de la ex-novia, de la esposa, de tus hijos, del presidente, del congresista, del Papa, incluso de los extraterrestres. La cuestión es que tu no puedes hacer nada porque eres “pobrecito”.

Cuando estás con esa mentalidad nunca vas a progresar, y si tienes alguien a tu lado con ese síndrome, te va a contagiar y lastrar de formas inimaginables y lo peor es que no te vas a dar cuenta en la mayoría de ocasiones.

¡Cúrate del síndrome del “pobre de mi”!

No hay doctor que te cure, sólo tú mismo. Quien puede cambiar tu situación eres tú. Tienes el poder de elegir como ves tu situación.

Existe lo que algunos expertos llaman “flujo de abundancia” y sentir lástima por uno mismo lo obstruye. Lamentablemente ninguna persona que tiene poca autoestima logra triunfos o conquista a la chica más linda o al chico más guapo, o se vuelve millonario eso sólo sucede en las películas.

No vas a ganar jugando a la “víctima”, no te conviertas en el “mártir desconocido” del mundo, porque los mártires desconocidos mueren y casi nadie se da cuenta de ello. Para de convertirte en la víctima, para de pensar que el dinero lo es todo.

La prosperidad es un estado mental. En vez de “pobre de mi”, piensa en voz alta “soy rico”. Enfócate en lo que tienes, en las bendiciones que tienes actualmente en tu vida y si piensas que no tienes nada, vuelve a chequear tu vida, porque no puedes ser tan desgraciado en la vida si estás leyendo esto, ya que quiere decir que sabes leer, escribir, utilizar una computadora y tener el criterio para llegar hasta este punto.

La verdad es que no puedes controlar lo que te sucede, pero puedes controlar como reaccionas ante lo que sucede, de modo que controles el cambio y no dejes que el cambio te controle a ti.

Piensa como rico, porque sigues vivo. Deja de quejarte en Facebook y date cuenta que la vida es difícil y si no peleas para vivir como quieres, vas a morir sin saber que hiciste con todo el tiempo que se te dio en este planeta.

Top