Estás aquí
Inicio > conads > Rompiendo Malos Habitos Financieros

Rompiendo Malos Habitos Financieros



Sólo son 20 dólares…

Sólo es tres por ciento…

Sólo es por seis meses…

“Sólo es” es una frase muy común y es el reflejo de los malos hábitos financieros. ¿Cuantas veces has roto el presupuesto mensual por que “solo es …”? ¿Cuantas veces que sigues endeudandote más porque son sólo 20 dólares más para la cuenta de tu tarjeta de crédito?

Después que ya estás sacando cuentas, llegas a la conclusión que esos pequeños gastos aparentemente inofensivos, se han transformado en un monstruo silencioso que ha acrecentado tu deuda.

Recien estos dias, casi he caido en una gran tentación, en comprar un nuevo televisor ya que el mio se ha malogrado. Casi me endeudo al triple de la deuda que ya estoy reduciendo con mucho esfuerzo. Si. Varios meses de esfuerzo los iba a borrar por lucirme y poner en uso el crédito que tengo.

Y es que endeudarse con una gran compra o con compras pequeñas constantes, diciendonos “sólo es …”, es un mal hábito, hay que pensarlo bien. Aquí una serie de recomendaciones para hacer frente a esa tentación:

1.Reconocer que algunas de esas pequeñas compras están bien.

A veces es bueno gastar un poco de dinero. Tengo una hija. A veces estamos haciendo compras para la casa, o dando un paseo, y hay que darse el gusto de comprarle algo a tu hija. No hablo de un juguete caro. Un jugo, una baratija llamativa, un dulce. Es un pequeño gustito. Para ella, y para nosotros, sus padres. Otras veces comprarle ropa, porque es necesaria. Tal vez una compra impulsiva. Si. En ocasiones podemos ser frivolos, somos humanos, y nos mantiene sanos. Tampoco hay que irse al extremo de no comprar nada.

2.Admitir, sin embargo, que la mayoría de esas compras deberían ser eliminadas.

Claro, estamos de acuerdo en el primer punto, pero ya dijimos que nada de extremos. Si no somos cuidadosos, un dólar que se suma a la cuenta, se transforma en 5, luego en 20, y con 20 sumamos 100. Vamos, que no gastemos en zapatillas carisimas para el hijo cuando no las necesita realmente. Establezcamos una cantidad especifica para esos gastos variados, pero no la excedamos.

3.Evitar situaciones que promueven esas compras “sólo son…”

Lo más terrible cuando quieres fiarte a un presupuesto, es el deseo de un niño Tu lo fuiste alguna vez, y debes saber como piensan. Ves un juego, un aparatito llamativo, y lo quieres. No entiendes que es el dinero, pero piensas que tus padres pueden pagarlo. Hay que evitar esas situaciones que te harán más proclive al gasto. Un supermercado es un lugar donde encontrarás casi de todo para la casa, con ofertas y descuentos. Pero, en un supermercado hay juguetes, una sección dedicada a ellos. Y los más llamativos y caros están ahí.

4.Aprende a sustituir

En vez de engreirte a ti mismo o a tus hijos con innumerables pequeñas compras, recompensa a tus hijos o a ti mismo con cosas sorprendentes pero gratis. En vez de ir a un centro comercial a pasear, ve a un parque. Cocina palomitas de maíz y mira peliculas con los pequeños en casa.

5.Realiza cálculos

Si quieres evitar esas compras “sólo si…” calcula que gastanto sólo 10 dólares al día, son $3650 al año. Imagina ahorrar eso. Imagina los intereses que te paguen si depositas esa cantidad en tu cuenta del banco.

Conclusión

Hay que dejar las compras “sólo si…” en el pasado. En vez de eso, diviertete un poco, pegate a tu presupuesto, encuentra alternativas para gastar, y recuerda los beneficios a largo plazo. No vas a extrañar esas cosas y gastos innecesarios, ero estaremos orgullosos de haber aprendido a ser más responsables.


Top