Pateado, Derribado, Contra la Pared ¡No tienes nada que Perder!

Si eres como yo, seguramente iniciaste un sitio web o un blog pensando que no había una forma más fácil de ganar dinero.

O podrías haber tomado conciencia de que eso toma bastante trabajo y tiempo. Si, tu y yo ya nos dimos cuenta que no es nada fácil ni sencillo. Quisiera haberlo sabido desde el comienzo y a veces quisiera no olvidarlo cuando las cosas están difíciles.

Pero eso está bien: ¡admítelo igual que yo!

No hay vergüenza en caer si luchaste.

No estás sólo. Yo estoy contigo, y muchos más en nuestra situación. Muchos ya abandonaron, pero quedamos algunos que seguimos aquí, más tercos que nunca y trabajando para que las cosas mejores cada día. Si no fuera así, no seriamos nosotros. Hay un montón de idiotas que te dicen que renuncies a esto porque no resulta y como ellos ni siquiera se atreverían a hacerlo, quieren que también te rindas y que seas una oveja más del rebaño.

Por ahora, y realmente, todo ahora se trata de ti. Es acerca de hacer realidad las cosas que soñaste, las cosas que sigues soñando cada vez que vas a la cama, y las cosas que piensas que vas a lograr cuando despiertas. Es hora de agitar nuestras alas, y si nuestras alas están rotas, hay que repararlas para poder volar de nuevo. Mira un niño, nunca se rinde, nunca dice que triste es el mundo, porque para ellos cada cosa les maravilla, y es hora de maravillarnos de nuevo.

Para algunos como nosotros, construir algo propio, un negocio, una web, un blog es como una adicción. Tenemos que picar la roca antes de empezar a construir las bases de algo. Poner la primera piedra es emocionante pero poner la última es la única maravilla real que una persona debe disfrutar.

Puede ser que estemos cerca de poner la última piedra. Podemos estar lidiando con la de la mitad.

Has trabajado duro en tu blog, te ha dado dolores de cabeza, lo has disfrutado, te ha decepcionado, te ha alegrado la vida, pero tienes la satisfacción que es tuyo, que es tu trabajo, que nadie dio ni un centavo por él al comienzo, nadie te creyó, nadie te alentó a seguir, al contrario, se burlaron de ti.

¿Podrías haber luchado tanto por algo más que por algo que es tuyo por derecho?

Te han pateado, te han derribado. Tus sueños tal vez estén rotos más veces de las que puedas contar. Alguien te ha tirado al suelo más de una vez porque no creen en lo que tu crees. Pero nadie va a decir que abandonaste tu sueño, lo recogiste del suelo, lo volviste a enmarcar, a colgar de la pared, y continuaste luchando por él.

Por fin has aprendido que ganar dinero por tu cuenta no es tan fácil, que no tener un jefe es la cosa más complicada del mundo, pero cuando ves a alguien que tiene jefe no puedes envidiarlo. Tu blog, tu sitio web te da muchas cosas, no en cantidad, pero te da satisfacción y dinero. ¿Quién lo creería?

Pero sigues imaginando y pensando en como ganar más dinero de todas maneras. Tu quieres construir algo para la posteridad, algo que realmente importe. Quieres influenciar en la vida de las personas, no quedarte en la oscuridad. Quieres construir una comunidad. Ayudar a las personas realizando un cambio positivo en el mundo.

Es un comienzo, al menos tu corazón es el lugar correcto ahora.

Aprendiste a que tienes que levantarte, escribir día tras día, dejando tu trasero tan plano como la tapa de tu laptop, pero también estás aprendiendo que debes trabajar de una forma más inteligente. Tiene que importarte. Quieres que tus lectores reciban algo que los haga avanzar, que lean cosas que les van a servir.

Ya te estás dando cuenta de que cosas equivocadas has estado haciendo. Sabes lo que toma hacer esto, sabes lo que cansa, sabes el ardor en los ojos y miradas de “que loco este tipo”. Pero no te has rendido, ni tampoco lo vas a hacer.

Ahora … ¡estás contra la pared de nuevo!

Es tiempo de decidirse. Pelear o volar. ¿Qué vas a hacer?

¿Estás pensando en rendirte, en abandonar, en dejar otra vez tus sueños botados al lado del camino o vas a pelear de nuevo?

Ya estás pisando fondo pero posiblemente es la mejor cosa que puede haberte pasado: YA NO TIENES NADA QUE PERDER.

Tu ego está maltratado. Tus planes se han ido al tacho. Tu familia y amigos han confirmado que tu plan estaba destinado a fracasar.

Pero sabes que: no hay nada atrás. No hay ningún lugar donde volver.

Y es donde tu situación se pone interesante.

Ya no debe importarte lo que las personas piensen de ti, jamás. No temas ponerte a trabajar de nuevo como al comienzo porque ya has trabajado igual de duro o incluso más.

Estás cansado de copiar a otros o cansado de querer ser como ellos. Puedes hacerlo mejor que la mayoría de las personas. Lo tienes adentro tuyo, y puedes sentirlo.

De modo, que empieza a decir las cosas como son. Empieza a decir cosas que realmente importen. Empieza a decir lo que realmente piensas. Deja de enredarte en una aburrida lista de basura en la que nadie cree.

Tienes que tomar valor y entender porque el mundo debería importarle un bledo la mierda que tienes que decir.

En ese momento es cuando vas a encontrar la base de algo que importe.

Esto no se trata de encontrar un camino fácil para vivir. Se trata de hacer la diferencia que tu sabes que puedes hacer.

Eso es. Ve afuera, dejar de leer, y haz crecer tus semillas.