Hay que saber como utilizar el móvil o celular

Hoy leo en una entrada de Un blog perpretado por Fernando Plaza, donde escribe sobre como mejorar el uso del móvil como herramienta de trabajo. Pienso que siempre aprendemos, y nunca es tarde para hacerlo. Los consejos que da Fernando Plaza, tal vez no se dan con cada uno de nosotros, digo, no todos podemos comprarnos una BlackBerry. Sin embargo reconozco que sería muy útil para muchos, no yendo muy lejos, un colega tiene un BlackBerry, y la última vez que hice un trabajo con él, me dí cuenta lo importante que es tener una herramienta así. Contestar un correo en prácticamente cualquier lado, en ocasiones es determinante para lograr ciertos objetivos. Pero, vamos, que la cosa no es salir a comprarse una BlackBerry, sino aprovechar al máximo el celular o móvil.

Otra idea que nos aconseja Fernando, para los que nos sentimos mal cuando no contestamos a nuestros clientes, es “si no lo escuchas no sufres”. Es mejor devolver llamadas perdidas que estar en el dilema de escuchar el timbre, y sufrir en decidir si contestar o no, ya sabemos que la mente vuela lejos en pensar que sucederá lo peor, si no contestamos.

También aconseja estudiar los perfiles de llamada del móvil que usemos, y distingue tres que él usa: disponible (recibe llamadas de todos, distinguiendolos con un tono diferente con volumen ascendente), luego un perfil “relax” (sólo se responde llamadas de familiares y amigos, nada del trabajo) y el perfil de silencio (para actividades como cine, el almuerzo, la siesta).


Sigue leyendo…

Tener el servicio de llamada en espera me parece una buena idea, yo lo utilizo cuando estoy contestando llamadas múltiples. Contesto a uno, y si en ese momento llama otro, le pido al primero que espere un momento, hablo con el segundo explicandole que le devuelvo la llamada y continuo hablando con el primero. Sencillo y nadie se ofende.

Y lo que más me tocó fue lo de la disponibilidad mal entendida. Y es que tengo mal acostumbrados a mis clientes. Me llaman prácticamente a cualquier hora, y no precisamente por una emergencia. Y lo peor de todo es que doy a entender que estoy disponible para todo. Y eso está mal. Es una estrategia insostenible y poco sana. Y puedo atestiguarlo.

Veamos también que a Fernando le ha tocado lo mismo que a mí. Un colega que te llama justo a la hora de salida, para una conversación seudo-laboral, que no va hacia ningún lado y que quita tiempo de algo que queremos terminar rápido para irnos. Y lo peor es que promete “llamarnos mas tarde”. Y claro evitar quedarse el tono de celular por defecto que trae tu equipo. Me da gracia cuando suena el tono “Nokia Tunes” en un sitio público y dos o tres personas se preguntan entre ellas si es su celular o el del otro. ¡Vamos que es tan fácil de cambiar! ¡Ponle un ringtone de Wall-E para diferenciarlo!

Fuente:
Fernando Plaza

Comenten, de su opinión acerca de esto. Nos vemos a la próxima.
Si te pareció interesante, suscribete a mi feed, también puedes suscribirte por correo. Es gratis, aunque no lo creas.