Dejen Comer Gato a los de Cañete

Mientras que en internet, el gato es el más común ingrediente de cualquier foto o vídeo viral, en Cañete se lo comen. Y desde hace varios años. Y en honor a una santa católica, Santa Efigenia, protectora del arte negro.

canete

Se dice que se crían 100 o más gatos en corrales, únicamente para dicha festividad. Los mininos son sacrificados y servidos en diferentes platillos, que son la delicia de los pobladores de La Quebrada, una localidad de Cañete, Departamento de Ica.

La sociedad protectora de animales se ha quejado por años sobre dicho aspecto de la celebración, y este año el Colegio de Abogados de Lima ha tomado partido y logrado que una jueza, María Luyo, ordene suspender la celebración del Curruñao, y una carrera en la que intervenían gatos.

Ahora en las redes sociales hay un debate intenso. Están los defensores de los gatos, que consideran inconcebible que alguien pueda comerse un gato. Definitivamente ellos no podrían haber soportado a Alf.

alf-comegato

La otra parte están los que dicen “déjenlos comer gato”, es su costumbre. Personalmente, mientras no maltraten al gato (aparte del hecho lógico que hay que matarlo para poder comerlo), me parece que es su costumbre. ¿Alguien se preocupa por el “buen trato” que se le da a los pollos o a las “vacas”? Por lo que sé, los gatos consumidos en dicho festival son criados para ese festival. Por ejemplo, ¿qué pasa con el cuy? A mi no me gusta, y en otras partes del mundo, un cuy es una mascota. O los conejos. Nadie dice nada de ellos. Por ejemplo en la India, la vaca es una animal sagrado, pueden morir de hambre pero no podrían probar ni la mitad de una hamburguesa.

que-vacas-son-sagradas-india-L-OHK0K1

Mientras que esa gente, que gusta comer carne de gato, no robe gatos o consuma gatos robados. Me imagino que los defensores de los animales creen que esta gente va por la ciudad secuestrando cualquier gato que encuentren, si así fuera, debería ser encarcelados.

Ahora, vamos por el lado de lo malo que sería comer gato. Según especialistas, el principal riesgo de consumir gato es la toxoplasmosis, un parásito que puede producir abortos (al inicio de la gestación) y que podría estar presente en la carne del animalito.

Luego tenemos dos cosas en contra de comer gato: el gato es un animal doméstico por siglos, y su carne no es apta para el consumo.

Ahora, sobre el festival del Curruñao, entramos en un tema bastante complicado. Es una costumbre de un grupo humano, no es legal ni ilegal, es una costumbre social. Puede parecer barbárico, pero cuantos peruanos comen cuy y lo consideran delicioso, pero a un extranjero podría parecerle un pariente muy cercano de la rata y el ratón (aunque científicamente son parientes lejanos).

Ahora, como es posible considerar ilegal algo que va a coartar los derechos humanos de ese grupo humano, que considera que tiene derecho a comer gato, porque siempre lo ha consumido, y a ellos no les parece cruel criar un gato y comérselo. ¿Alguien sabe que en la India hay un templo dedicado a las ratas? Si aquellas asquerosas criaturas que merecen tus gritos y bolsas de veneno, allá son adoradas.

Con las medidas de la jueza Luyo, se va a sentar un precedente legal muy cuestionable, ahora cualquiera puede alegar que alguien debe dejar de comer cuy porque se atenta contra el derecho de esos roedores. ¿Una jueza puede decidir que podemos comer? ¿Acaso los ciudadanos peruanos no son libres? ¿El Poder Judicial decidirá que vamos a comer? Por ejemplo, en la selva del Perú, se consumen insectos. ¿También lo prohibirán?

En resumen, yo opino que los dejen comer gatos, mientras los animales no sean maltratados, y si esas personas se enferman es por su decisión. Es su estómago, es su vida. ¿Qué opinas tú?