Deja de Comparar Tu Vida con la de Otros y Evita la Envidia Financiera

La necesidad de "mantenerse al día con los demás" es universal. Vemos a la gente con buenos carros, nuevos teléfonos y televisores más grandes, y nos hubiera gustado poder comprar esas cosas. La “envidia financiera" está impulsando a muchas personas a la deuda y la quiebra. La solución es simple: cambia tu perspectiva sobre las cosas y las personas.

Hay dos robos de balón importantes aquí: En primer lugar, ser frugal requiere que llegar a un acuerdo con lo que tienes y las cosas que razonablemente puedes permitirte, y ser feliz con eso. En segundo lugar, compararse con los demás es una trampa, por lo que es mejor no hacerlo en absoluto. Si es necesario, te sugiero que te compares con las personas que tienen menos dinero que tú, así puedes fomentar un sentido de apreciación por lo que tienes.

El error que hace la mayoría de la gente es compararse a sí mismos con una persona que es muy rica. Siempre hay alguien que tiene más que tú. Si sientes envidia de alguien con mejor situación financiera, por lo general sólo significa que necesitas cambiar tu punto de vista.

En otras palabras, recuerda al compararte con algunas personas que la vida no es sólo cuestión de dinero ¿Qué valor en dólares habría que poner en la salud de tu relación con tu pareja o con tus amigos? Si te sientes celoso de la otra persona por las finanzas, recuerda que probablemente hay cosas que tienes en tu vida que esa persona desea y no puede tener.

Esta no es una idea demasiada nueva, sin embargo a muchas personas se les enseñó de niños a pensar en lo bien que es compararse con otras personas. Pero la verdad es que se supone que tienes que estar agradecido por lo que tienes. Más allá de eso, sin embargo, debes recordar al ver las adquisiciones de otras personas que no estás viendo toda la realidad. Tu auto puede ser antiguo, y tu vecino un auto del año, pero piensa que él está muy endeudado y tu no tienes preocupaciones de deudas.

No todo el mundo que está viviendo la buena vida está realmente en un lugar mejor que tú. La gente puede parecer estar viviendo bien, pero las apariencias pueden ser engañosas. Las deudas, la hipoteca, y préstamos, que en realidad no son una buena opción para comprar bienes materiales que se deprecian rápidamente.

Es una realidad que mucha gente vive lujosamente sólo para descubrir que el dinero de su jubilación se estaba acabando. Si vas a vivir dentro de tus posibilidades, debes estar orgulloso de ti mismo en lugar de desmoralizarte.

Es difícil no sentirse un poco celoso cuando ves a alguien con algo que te gustaría tener, pero estos viejos (y nuevos) trucos mentales te impedirán hacer malas decisiones financieras, y que el resultado sea la envidia.

Dinero: 5 Cosas que Necesitas saber sobre el Crédito

El crédito puede ser confuso. Las personas buscan por respuestas incluso para las preguntas más básicas, que usualmente necesitan explicaciones muy largas. Pero vamos a ver una lista corta, sólo 5 puntos, 5 cosas que necesitas saber sobre tener tarjetas de crédito o créditos personales.

  1. Pagar tus facturas a tiempo.
  2. No elevar demasiado tu deuda de la tarjeta de crédito.
  3. No canceles las tarjetas de crédito antiguas a menos que necesites hacerlo.
  4. No apliques a demasiadas tarjetas de crédito.
  5. Revisa tus créditos frecuentemente en busca de errores.

Ahí lo tienes, obviamente hay muchas cosas más, pero siguiendo las 5 reglas mencionadas, tienes el 90% del tema cubierto. La parte difícil de hacer cada una de esas 5 cosas es cuando la situación se vuelve complicada, pero de una forma u otra, hay que tratar de cumplir. No es un pecado tener una tarjeta de crédito, pero hay que aprender a manejarla bien.

6 Consejos para que puedas Crear Riqueza

  1. Céntrate más en cómo puedes ayudar a tus clientes o ayudar a las personas a resolver su problema.
  2. Crea y cultiva buenas relaciones con los clientes.
  3. Libera tu apego al dinero o bienes de lujo.
  4. Sigue tu pasión.
  5. Alinea tu trabajo con tus valores.
  6. Trabaja con tus propios términos.

Encontrarás no sólo dinero, experimentarás una mayor riqueza en la forma de realización, el amor, la felicidad y la libertad!

Lo que realmente queremos hacer es lo que realmente estamos destinados a hacer. Cuando hacemos lo que estamos destinados a hacer, el dinero viene a nosotros, las puertas se abren para nosotros, nos sentimos útiles, y el trabajo que hacemos se siente como un juego para nosotros.

7 Pasos para Pagar Tus Tarjetas de Crédito – Paso 2: Conseguir un Socio para llevar las Cuentas

Si has seguido el paso 1, entonces ¡felicidades por admitir que estás endeudado! y ¡bienvenido al siguiente paso: encontrar un socio para llevar las cuentas!

Conseguir un socio para llevar las cuentas es probablemente el paso más importante en este plan de 7 pasos para pagar tus tarjetas de crédito. Completar este paso es una parte integral del plan ya que si no encuentras un socio, tus oportunidades de éxito con este plan se van a reducir enormemente. Los beneficios sicológicos que recibes de tener un socio son algo complicados de explicar, pero algunos de ellos son cosas como:

  • tener a alguien con quien compartir tus planes, metas y sueños
  • tener a alguien a quien decirle lo que vas a hacer
  • tener a alguien que te alienta y te motiva cuando lo necesitas
  • tener a alguien a quien le importa y se decepciona si tu “abandonas” este plan
  • tener a alguien que te llamará la atención si tratas de excusarte
  • tener a alguien que te criticará cuando te salgas del camino trazado y hagas algo mal
  • tener a alguien que te felicitará cuando logres una meta o un paso del plan

¿Quién debería ser tu Socio de Cuentas?

Tu socio debe ser alguien que está dispuesto a hacer todas las cosas que hemos listado más arriba. Debería ser alguien accesible y con el que puedas comunicarte, de alguna forma, sobre una base regular. No es necesario que sea alguien que conozcas personalmente. Una persona con los mismos intereses es perfectamente capaz de hacer cada cosa que necesita hacer un socio de cuentas.

Puede ser que prefieras asociarte con alguien cercano y con quien puedas hablar en persona. Puede ser tu esposa, padre, madre, amigo, o hijo. Alguien del trabajo tal vez.

También puede ser que no quieras compartir el problema económico con alguna de esas personas, y quieres hacerlo de forma anónima. No debe ser difícil encontrar en el internet a alguien con el mismo problema y entre ambos se apoyen.

Pero tu socio no tiene que ser necesariamente alguien que tenga una deuda similar a la tuya con tarjetas de crédito. Puede ser alguien que ya se ha liberado de las deudas, o que nunca haya tenido una deuda con tarjetas de crédito. Si es así, sería bastante útil e informativo conocer a personas que no estén endeudadas ya que nos motivarían.

En muchos casos, tu socio tendrá una deuda con tarjetas de crédito. Entonces aliéntalo a visitar esta página para que también pueda seguir este plan de 7 pasos que estamos desarrollando. Podrían trabajar el plan juntos. Este sería el mejor escenario, dos personas con mentalidad similar y con un problema similar para trabajar el plan y cada uno ser el socio que lleve las cuentas del otro.

¿Cómo me comunicaré con mi socio?

Si es posible, es muy recomendable intercambiar email con tu socio. Es la forma más fácil  y también la mejor para comunicarse y mantener registrado cada cosa, de modo que puedas referirte después a esa información cuando sea necesaria. Es aceptable hablar en persona, por el teléfono o chateando. Pero sería excelente utilizar el email en adición a esas opciones.

Deberías comunicarte con tu socio en base a una agenda. Una vez por semana, o cada dos semanas. Pero al menos debe ser una vez al mes. Sea lo que sea que decidan, ponlo en tu agenda o calendario. No debes olvidarte. Y tu socio debe hacer lo mismo.

¿Sobre que hablo con mi socio?

Tu comunicación inicial con tu socio puede incluir cosas introductorias como tu nombres, situación familiar, de donde eres, como te ganas la vida, tus intereses, aficiones, etc. Después de eso, cuéntale sobre tu deuda, el monto total de lo que debes con tus tarjetas de crédito. Explica como te metiste en ese problema y luego indícale tus objetivos y sueños cuando salgas de ese lío.

Planea algún tipo de recompensa para ti mismo después de haber pagado tu última tarjeta de crédito. Puede ser unas vacaciones o una salida de fin de semana. Puede ser joyería, o un gadget electrónico o algún “juguete” que te gustaría tener. Lo que sea, promételo regalártelo cuando pagues el último centavo de tu deuda con las tarjetas de crédito. Comparte ese sueño con tu socio, de modo que lo utilice como una motivación posteriormente.

Todo esto ayudará a tu socio a entender mejor como iniciaste y a dónde quieres llegar. La comunicación con tu socio luego de esto debería ser sobre tus objetivos. Objetivos a largo plazo para pagar tus deudas con tarjetas de crédito, también como metas a corto plazo, todos esos suman para lograr el objetivo final. No te preocupes por esos objetivos, vamos a trabajar sobre ellos pronto. Sólo recuerda que los objetivos que establezcamos necesitan ser específicos y necesitas compartirlos con tu socio de cuentas durante las comunicaciones programadas.

¡De eso se trata el paso 2! Si tomas iniciativa y completas este paso, será que estás tomando este plan en serio y ya vas en el camino correcto para pagar tus tarjetas de crédito. No hay duda que tendrás éxito con la ayuda de tu socio de cuentas. En el paso 3, aprenderemos porque deberías sentirte molesto, furioso, con tu deuda de tarjetas de crédito y te mostraré como utilizar esa rabia como motivación.

7 Pasos para Pagar Tus Tarjetas de Crédito – Paso 1: Identificar y Admitir el Problema

tarjeta-deudas

Una de las peores cosas que puedes hacerte a ti mismo es tomar una o todas tus tarjetas de crédito y empezar a endeudarte como si no hubiera mañana. Muchos pensarán que ellos no lo hacen así, pero en realidad cada mes hacen una o dos compras, un retiro de efectivo y poco a poco están enterrándose en deudas increíblemente difíciles de pagar. El problema es que creemos ciertas cosas sobre las tarjetas de crédito que no son verdad.

Este blog se llama el Sistémico en Apuros, porque también estoy en un apuro para pagar mis tarjetas, consecuencia de no haber utilizando inteligentemente las tarjetas. Aprendí la lección a la mala, pero estoy aprendiendo y dándome cuenta en que cosas me he equivocado. Por eso voy a seguir un plan de 7 pasos para poder cancelar la deuda que tengo con tarjetas de crédito. Debido a que ya he ido con un proceso de “no crédito” he podido disminuir mi deuda a un 50-60% lo cual me pone en la recta final, y espero que ustedes pronto estén en esa recta final.

Los siguientes son los pasos a llevar:

Como primer paso para poder pagar la deuda con las tarjetas de crédito he elegido un paso sencillo pero determinante: Reconocer que estamos endeudados.

¿Porqué necesitamos admitir que estamos endeudados?

Es que estamos admitiendo que tenemos un problema. Al igual que una persona que acuda a Alcohólicos Anónimos que debe reconocer que no puede controlar su ingesta de alcohol, debemos pararnos y admitir que estamos endeudados hasta el copete y que en vez de disminuir nuestra deuda, la estamos engordando cada vez más.

Si no reconoces que estás endeudado, no debería seguir leyendo, esto es para quienes nos damos cuenta que debemos más de lo que ganamos, y que queremos resolver ese problema. Si no tienes ese problema o crees que puedes manejarlo, por favor aquí hay otros artículos más divertidos en este blog. En realidad estar muy endeudado es una realidad para muchos y si eres uno de esos que han perdido el control de su vida, debes saber que hay esperanza y que estamos aquí para ayudarte de alguna manera (lo siento, no puedo prestarte dinero). Si admites tu problema, estás dispuesto a reconocer frente a otros que necesitas ayuda y aliento.

Uno de los pasos más grandes para deshacernos de una adicción o lograr un objetivo es llevar la cuenta de nuestros actos. Es establecer el objetivo a lograr, es admitir el problema. En tu caso, en mi caso, tenemos el mismo objetivo, pagar todas esas estúpidas tarjetas de crédito. Sé que mi realidad es diferente de la tuya, tenemos problemas diferentes, pero tenemos un punto inicial a seguir: admitir nuestros problemas y admitir que queremos resolverlos. Puede ser que tengas una deuda pequeña con una tarjeta de crédito, mientras que otro esté aplastado literalmente por una montaña de deuda. Alguno por ahí sólo tendrá una única tarjeta de crédito, mientras que otros como yo tenga más de dos. Uno de ustedes podría tener un problema de no poder dejar de comprar con las tarjetas de crédito, mientras que tú podrías necesitarlas para poder sobrevivir. Cada uno tiene una situación diferente, y este es el paso donde identificaremos nuestro propio y único problema. Lo que debemos hacer es admitir que tenemos deuda y admitirlo en algún lado.

¿Cómo y dónde admitir tu problema?

Puedes admitirlo privada o públicamente, de forma anónima o totalmente abierta. Eso depende de ti. Sin embargo, lo importante es admitir el problema ante otro ser humano. Puedes hacer este paso tan simple o tan complicado como quieras. Si quieres hacerlo de forma simple, un ejemplo podría ser:

Hola. Mi nombre es Mateo y tengo una deuda de 2000 dólares en tarjetas de crédito. Estoy dispuesto y decidido a pagar esa deuda.

Si deseas admitir tu problema en privado, y sólo lo vas a admitir ante una persona cercana a ti, aquí tengo unas ideas:

  • Escríbelo y ponlo por ejemplo en la puerta del refrigerador.
  • Admite verbalmente tu problema ante alguien e informarle que estás seriamente decidido a arreglarlo.
  • Envíale un email a alguien y cuéntale tu problema. Cuéntale que estás siguiendo un plan para poder solucionarlo.
  • Utiliza notas post-it para escribir sobre tu problema y dejarlas prendidas en el baño o en el auto.

Si quieres hacerlo público, tengo otras ideas y opciones para ti. Esto puede ser realizado anónimamente o con tu nombre, como quieras:

  • Crea un tema en un foro. Es algo fácil de firmar. Que el asunto sea algo como “Soy Mateo” y escribe el contenido admitiendo tu problema y tu intención de resolverlo. Puedes compartir ese tema en Facebook, Twitter o Google+.
  • Haz la misma cosa en una comunidad de Google+. En estas redes sociales es fácil unirse a y compartir una conversación.
  • Si tienes tu propio blog o sitio web, admite tu problema publicando en él. Dile a tus lectores que estás empezando este plan y comparte el enlace, si lo deseas, de modo que ellos puedan empezar también.
  • Si eres un escritor o blogger, considera enviar un artículo sobre el tema a mi blog (envía un correo a ikanus.web@gmail.com). Puedes admitir el problema e incluso indicar la historia de fondo, incluyendo tus esperanzas, objetivos y deseos al empezar este plan.
  • Admite tu problema en tu red social favorita e incluye un enlace a http://www.ikanus.com (copia y pega si lo deseas) de modo que tus amigos empiecen también.

¡Esto es el paso 1! Ya has tomado el primer paso y ahora estás en camino de pagar esas estúpidas tarjetas de crédito que te tienen esclavizado. En el paso 2, aprenderemos como conseguir un socio para llevar las cuentas, lo cual es probablemente el paso más importante para llegar a pagar nuestra deuda de tarjetas de crédito.

¿Puedo Pagar Mi Tarjeta de Crédito con Otra Tarjeta de Crédito?

tarjeta_creditoEstaba preguntándome … ¿puedo pagar mi tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito? Según lo que he leído la respuesta podría ser SI. Pero hay dos partes en la respuesta para contestar esa pregunta, porque la pregunta puede ser concebida de forma diferente. Tal vez si tu te has hecho esa pregunta, tal vez estás preocupado si puedes hacer un único pago a tu tarjeta de crédito utilizando otra tarjeta de crédito. Otra persona puede estar preguntándose si pueden pagar por completo la deuda de su tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito. Lo bueno es que hay opciones y estrategias para hacer una o ambas cosas. Es mejor decidir cual es la mejor opción para uno mismo y tomar acción a partir de esa decisión, recuerda que hay varios mitos y leyendas sobre las tarjetas de crédito. Como estoy personalmente interesado en este tema, vamos a estudiar las opciones que hay.

¿Puedo Pagar una Cuota de mi Tarjeta de Crédito con otra Tarjeta de Crédito?

[adsense]

Si! Puedes pagar tu cuota de tu tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito. Pero, esta opción no siempre está disponible o es fácil de hacer. Tienes que ser creativo, y cuidarte de cualquier comisión potencial que puede cobrarte el banco cuando utilices tu tarjeta de crédito. ¿A qué me refiero con ser creativo?

Piensa. Cuando miras en tus opciones de pago en tu estado de cuenta de tu tarjeta de crédito, no ves que hay una opción de pagar con otra tarjeta de crédito. ¿Qué banco o tienda que da una tarjeta de crédito va a querer eso? Ellos prefieren que tengas la mayor deuda posible en tu tarjeta de crédito para que termines pagándoles más intereses. ¿Entonces cómo podemos pagar una cuota de tu tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito?

  • Disposición de Efectivo. Hay varias formas diferentes de acceder a efectivo de una de tus cuentas de tus tarjetas de crédito, efectivo que puedes utilizar para hacer un pago en otra tarjeta de crédito. Es posible que tengas cheques que te hayan dado en el banco, cheques a cuenta de la tarjeta de crédito. Si tu tarjeta de crédito es del mismo banco que tu cuenta de cheques, puedes fácilmente transferir fondos por internet. En muchos casos, puedes transferir fondos desde una cuenta de tu tarjeta de crédito directamente a una cuenta de otro banco, sea por teléfono o por internet. Todas esas opciones puedes considerarlas como disposición de efectivo y en muchos casos tienen tasas y comisiones asociadas con una tasa de interés bastante alto. Revisa en el sitio web de tu banco antes que intentes esta opción (y recuerda que ese dinero también vas a tener que pagarlo en el futuro inmediato).

tarjetas_de_creditoHay una opción con una cuenta en Paypal pero que funciona en países donde es permitido realizar movimientos de dinero entre cuentas bancarias con Paypal. Puedes enviar dinero a tu cuenta de Paypal desde tu tarjeta de crédito, luego realizar un depósito electrónico para poder pagar la otra tarjeta de crédito.

Pagar una tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito puede sonar como algo muy estúpido, pero para la realidad de ciertas personas, no hay otra opción.

¿Puedo pagar toda la deuda de mi tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito?

[adsense]

¡Si! Esto es conocido como una operación de compra de deuda y puede ser beneficioso dependiendo del contrato que se firme. También puede ser una trampa para un usuario de tarjeta de crédito que sea descuidado o irresponsable. Si utilizas una nueva tarjeta de crédito para pagar por completo la deuda de otra tarjeta de crédito, pero no cancelas ni cierras esta tarjeta – podrías terminar rompiendo el equilibrio de deuda de tu vieja tarjeta de crédito y terminar con grandes deudas en dos diferentes tarjetas de crédito, es decir pagando mucho a fin de mes. Por esa razón, muchos recomiendan evitar estas operaciones de compras de deuda.

Podemos estar desesperados por pagar tu deuda, pero recuerda que si pagas una tarjeta con otra, sólo estás moviendo tu deuda de un banco a otro.

Pero la mayoría de personas que consideran esta opción están en una de las siguientes dos situaciones:

  1. El presupuesto del hogar está estirándose al máximo y la única opción de financiamiento es otra tarjeta de crédito.
  2. Han obtenido una nueva tarjeta de crédito con una tasa de interés menor a la original.

En la primera situación, mi consejo es sentarse a elaborar un presupuesto más adecuado a tu realidad económica, y trazar un plan para escapar de esta deuda trampa. En la segunda situación, hay circunstancias donde una compra de deuda podría ser deseable, pero los usuarios deben ser cuidadosos en estos casos, ya que las tasas de intereses podrían aumentar desmesuradamente.


Pagar tu tarjeta de crédito con otra tarjeta de crédito es siempre una aventura peligrosa, incluso si no estás en problemas financieros y sólo buscas el mejor trato. Si quieres saber como pagar tu tarjeta de crédito con otra, veamos a continuación como hacerlo sin salir dañado.

  • Pregunta sobre las comisiones. Si una nueva tarjeta de crédito es ofrecida junto con una compra de deuda libre de comisiones, asegúrate que la otra no te cargue una comisión. El banco original podría cargarte intereses si transfieres la deuda, y puede intentar cobrar demasiado.
  • Pregunta sobre el cronograma de pagos. Incluso si tu crédito es perfecto, una transferencia de fondos es sólo buena por un tiempo limitado – usualmente entre 6 a 18 meses. Después de eso, vas a terminar pagando un interés igual o mayor que la deuda que tenías antes.
  • Mira la tasa de deuda/crédito. Tu nivel crediticio está basado en una variedad de factores, incluyendo tu deuda a crédito disponible en cada tarjeta. Si la compra de deuda consume el 50% o más de tu crédito disponible en la nueva tarjeta, tu nivel crediticio puede ser afectado. Mientras más alto sea el ratio, más probable es que tu nivel crediticio baje.

En cualquier caso, si se realiza la compra de deuda, hay que cancelar toda la deuda, y cancelar tu tarjeta. Si hay alguna promoción de 0 intereses, nunca pagues tarde, eso podría anular dicha promoción. Lee atentamente el contrato que vayas a firmar, y revisa las condiciones, en la antigua y en la nueva tarjeta. Y espero que tu deuda desaparezca dentro de poco.

DEUDAS-TARJETA-CREDITO

5 Consejos Para Ahorrar Más [El Comercio]

Ahorrar-dinero

Leyendo la página de El Comercio, encuentro que publican un artículo titulado “¿No ahorras tanto como quisieras? Sigue estos cinco consejos”, donde pretenden aconsejar a los lectores de este importante medio de comunicación sobre como ahorrar y como ahorrar más. Los consejos los da la especialista Adela Lerner. Leí el artículo un par de veces y quisiera dar mi opinión, como un experto en “no ahorrar” y conocer a muchos sí como yo que no se ahorran ni las gracias.

Primer empiezan mal a mi parecer diciendo lo siguiente:

Como prueba de que nadie es tan pobre que no pueda ahorrar, el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social está promoviendo entre los beneficiarios de su programa Juntos guardar una parte de los S/.100 que reciben al mes.

Para quienes no son o no viven en el Perú o los peruanos que no sepan que es el programa Juntos, anoto a continuación lo que significa, texto extraído de su propia página web (es algo extenso):

El Programa Nacional de Apoyo Directo a los Más Pobres – JUNTOS, adscrito desde el 01 de Enero del 2012 al Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social MIDIS, es el encargado de realizar transferencias de incentivos monetarios, en forma directa, a las familias que afrontan situaciones de pobreza o pobreza extrema, rural y urbana; en cuya composición existen gestantes, así como niños y adolescentes hasta los 19 años.

El Programa contribuye junto a otros Programas Sociales, en el reto de superar la pobreza y la desnutrición crónica infantil en el país; así como a preservar el capital humano, principalmente en las poblaciones en riesgo y exclusión social.

En ese sentido, JUNTOS asume el complejo rol de entregar en forma directa a los hogares en situación de pobreza y extrema pobreza, incentivos monetarios condicionados al cumplimiento de compromisos que asumen las madres representantes de los hogares, para atender a sus menores hijos en los establecimientos de salud y centros educativos de las zonas donde viven. Esta misión implica para JUNTOS, promover y dinamizar la oferta de los servicios sociales, para facilitar la atención de la demanda que generan los hogares a los que atiende con un enfoque de restitución de los derechos fundamentales de la persona.

Si leíste y no entendiste, te lo explico de forma más clara: le dan plata a los que son calificados como más pobres. 100 soles, que es poco más de 38 dólares al tipo de cambio actual (19-05-2013). Idealmente se califica a los beneficiarios de la población en extrema pobreza, gente que gana poco menos de 2 dólares al día y digamos que a veces no llega a eso. Estoy de acuerdo con eso en parte, porque como dije, idealmente es para la población de extrema pobreza y esa gente necesita ese dinero. ¿Crees que quedarte sin internet es un drama? Espera a que tengas que repartir un pan para el desayuno y el almuerzo. Pero ese dinero que se regala alegremente (porque se regala alegremente) está destinado a aliviar su situación económica, y para ser honestos, si no vives en Miraflores o San Isidro (o si eres del sector socioeconómico A), 100 soles es plata, es dinero que vale para algo. Pero, primero le regalan y luego les dicen que deben ahorrarlo. Que no se lo gasten. Idealistas de primera. No amigo, siempre dicen que no hay que regalar el pescado sino que hay que enseñar a pescar. Ya pecaste, ya les regalaste plata, algo que si todos somos honestos en un país como el nuestro en que la mayoría espera que Papá Gobierno resuelva sus problemas de toda índole, es como darle dulce a un niño. Se lo va a comer y no lo va a guardar. Dale trabajo digno, no plata para que vote por ti en las siguientes elecciones.

Creo que ya nos salimos del tema, así que volvamos. La economista Adela Lerner nos deja los siguientes seis consejos para ahorrar más:

1. El Ahorro, una costumbre que no debe perderse nunca.

Tiene mucha razón, aunque los peruanos sólo ahorramos el 7% de nuestros ingresos, según lo señalado por un reporte de Arellano Marketing. Y la mayor parte de esos peruanos que ahorran son del sector A, es decir gente con ingresos altos. Pero fuera de eso, lo que dice Lerner es cierto. Si tienes ingresos superiores a tus gastos, ahorra un poco. El milagro del interés compuesto hace el resto. Lamentablemente tienes que buscar bastante para encontrar un banco y un tipo de cuenta de ahorro que te asegure que a lo largo del tiempo tus ahorros crezcan. ¿Recuerdan el comercial del chanchito que crecía o se encogía? Actualmente los bancos ya hubieran desaparecido al chanchito, con las tasas de intereses criminales que te ponen.

Lerner también crítica que no se enseñe a los niños a ahorrar, tiene razón, pero si los padres no tienen dinero para ahorrar, ¿cómo podrían dar el ejemplo a sus hijos? ¿pura teoría?

2. Haz sumas y restas antes de decidir cuánto vas a ahorrar.

Enciente tu computadora, abre una hoja de Excel, en una columna pon tus ingresos y en la otra tus gastos. Elimina algunos gastos secundarios (ropa, entretenimiento, salidas, vacaciones, etc.) y el dinero que no gastes en adelante, ahórralo. Consejo genial. Si no tienes PC, chapa papel y lápiz y haz lo mismo, no te hagas.

3. Preferir las entidades que pagan los mejores intereses

Si vas a ahorrar, deposita el dinero en las entidades financieras con mejores intereses. Los peruanos ahorramos en el colchón, el guardadito, el escondidito, al banco le tenemos miedo, abres una cuenta de ahorro y tus ahorros desaparecen por arte de magia, te cobran hasta por firmar. Evalúa bien. Según el economista Gonzales Izquierdo en el Perú conviene ahorrar en cajas municipales. Historias de horror vienen de personas que han hecho tratos con bancos, especialmente con el BCP. Por eso estudia todo lo que tengas que firmar y evalúa lo que te ofrecen y lo que no te dicen. Lee la letra pequeña del contrato, no pierdas tu alma.

4. Acciones y fondos mutuos. opciones con grandes riesgos.

Lerner recomienda que si queremos ganar más dinero con nuestros ahorros, es hora de pensar en invertir en fondos mutuos. Por suerte también nos dice que tiene riesgos mayores. ¿Qué pensabas, que todo era bonito? Bienvenido a la realidad. Para meterte en estas ligas, debes asesorarte bien, estar dispuesto a perder dinero (porque a ganar dinero estás dispuesto desde que naciste) y estudiar las opciones a fondo. Si pensabas que era difícil elegir un banco o una caja municipal para ahorrar, ahora es momento de decidir cuanto podrías perder.

5. Bienes raíces: dos chicos en preferible que uno grande.

Esto suena a “Era Tabú”. ¿Cómo? Aquí no entiendo que relación tiene con el ahorro, el artículo inicia explicándonos que Lerner nos va a contar como vamos a ahorrar más. Pero terminamos hablando de inversiones. Excelente, cuando pensabas ahorrar 1000 soles al año, Lerner te hace volar a la estratosfera pensando en comprar inmuebles con tus ahorros. Bueno, si tienes ahorros suficientes para comprar una casa o departamento, es preferible que busques dos inmuebles pequeños en vez de comprar uno grande. Según Lerner, de esa forma disminuye el riesgo de que no te paguen por el alquiler. Cierto, conozco familiares que alquilan su casa y cada fin de mes paran tensionados porque no saben si el inquilino ya les depositó o ya se desapareció.

6. Oro, bonos y obras de arte

Con esto ya me di cuenta que el artículo se orienta para el sector socioeconómico A, esa gente que puede ahorrar y casi nunca piensa en sacar dinero de su cuenta. Tú, amigo del sector C-D, ¿te imaginas con una cuenta de ahorros de más de 5 mil soles y no tocarla? ¿Qué cosa, pero si tengo que comer, cuando me convertí en una especie de tortuga fakir? Bueno, si tienes dinero ahorrado en grandes cantidades puedes comprar oro, bonos u obras de arte. No te gastes todos tus ahorros en oro, invierte una parte. De todas maneras el oro es el oro, y vale su peso en oro.


Las ideas de Adela Lerner, no son nada originales, y peor aún sus consejos sólo se pueden aplicar a una minoría, ya que la mayoría de peruanos apenas gana dinero para sobrevivir, y ahorrar para ellos es una utopía. Definitivamente consejos que no sirven para todos. Suerte y ahorra.

9 Características de La Gente Que Gana Poco

Nadie se considera a si mismo como que gana poco. “Gano lo justo”, “no necesito ganar más”, “estoy bien así”. Todos se valoran mucho, y estamos dispuestos a trabajar muy, muy duro para conseguir lo que queremos.

Pero tal vez te sorprendas cuando reconozcas algunas o todas las 9 características de la gente que gana poco como tuyas.

1. La gente que gana poco tiene una alta tolerancia a los bajos salarios

Las personas con altos ingresos están muy seguros de que están bien compensados ​​por su tiempo y trabajo. Sin embargo la gente que gana poco raramente se fija un salario más alto. Piensan que no merecen ganar más de lo que están ganando y creen que los sueldos altos solo pueden ganarlo gente extraordinaria. Soportan un bajo sueldo porque sienten que tienen que pagar sus deudas.

2. Ellos subestiman su valor

Muchas personas tienden a subestimarse a sí mismos. Las personas que ganan poco se limitan a creer que no pueden hacer más de lo que están haciendo en este momento. Creen que su destino es ser pobres y se consuelan con la idea de que algún día sus hijos dejarán de serlo, pero con esa mentalidad, sus hijos no tienen un ejemplo a seguir.sueldo

3. Están dispuestos a trabajar gratis

La gente que gana poco, regala su tiempo, conocimientos y habilidades por nada. Trabajarán de forma gratuita y sin pensarlo dos veces. La mayoría de las veces, esta mentalidad está tan arraigada que ni siquiera son conscientes de que lo están haciendo.

Sobre esto, no es que nos referimos a trabajar directamente de forma gratuita, sino también al trabajo indirecto que a menudo no pensamos facturar.

4. Son pésimos negociadores

empresa-sueldo-virtualLos que ganan poco generalmente son reacios a pedir más. La gente con pocos ingresos se detienen simplemente porque están demasiado asustados.

"¿Qué pasa si yo levanto mis precios, y se ríen en mi cara"

Muchos tienen miedo a negociar, generalmente tienen miedo a molestar a la otra persona, tienen miedo a dejar de ser considerados en el negocio, tienen miedo a que contraten a otros, dudas comprensibles pero que te devalúan a ti mismo.

5. Practican esnobismo inverso

¿Odias a los ricos? Entonces puedes ser una persona que gana poco dinero. Tal vez no albergas ninguna mala voluntad hacia los ricos, pero soy ciertamente eres una especie de snob frugal. Cuando ves un auto de $ 100.000, volteas los ojos. Y eso no es muy agradable de parte tuya. Muchos equiparan a quienes ganan poco con las limitaciones, que crecen para convertirse en resentimientos. Así empezamos a renunciar a ganar mas.

Casi toda la gente que ganan poco dinero cree que la riqueza real tiene un precio demasiado alto. … La ironía es que pocas personas trabajan más o se obsesionan más por el dinero – o mejor dicho, la falta de ella – que es lo que hacen los que ganan poco.

6. Ellos creen en la nobleza de la pobreza

Al mismo tiempo que ellos rechazan a los ricos, están cantándose alabanzas los unos a los otros por sobrevivir con tan poco. Aún no superan la idea de que ser pobre te da acceso a todo tipo de cualidades que la riqueza no puede.

Mucha gente pobre creen genuinamente que el dinero está manchado, que el materialismo es malo, y que hay algo virtuoso en sobrevivir con muy pocos recursos. De acuerdo con esta línea de razonamiento, son mucho mejores personas rechazando los beneficios económicos.

7. Son sutiles auto-saboteadores

Las personas que ganan poco dinero involuntariamente se fijan como meta el fracaso. Solicitan trabajos para los que no están calificados, saltan de un trabajo a otro, siempre deteniéndose justo antes de llegar a sus metas. El denominador común es su propensión a estar dispersos, distraídos y fuera de foco. Buscan siempre un chivo expiatorio o un salvador en lugar de asumir la responsabilidad de su propio comportamiento.

8. Son co-dependientes

Hay una línea muy fina entre el empleado leal y la devota esposa y el cordero del sacrificio. En efecto, cuando se trata de trabajo, a menudo se encuentran como voluntarios para llevar el peso de la carga. Por supuesto, los empresarios van a esperar que esto suceda siempre después de un tiempo, y esto finalmente lleva al resentimiento. Dominan sus propias necesidades por el bien de los demás, e inevitablemente, eso los conduce al resentimiento, depresión, agotamiento y descomposición. Confunden el agradecimiento al lugar de trabajo con el sacrificio.

9. Viven en un caos financiero

La gente que ganan poco son más propensos a estar endeudados, tener ahorros más pequeños, menos (si las hay) inversiones y poca idea de dónde va su dinero. Las deudas consisten en alejar su energía, cortan sus opciones, les dan la ilusión de que no es suficiente, porque cuando se acaba el dinero, ellos pueden sacar de repente una tarjeta de crédito y seguir gastando. Nunca se enfrentan cara a cara con el hecho de que no están haciendo lo suficiente. Es por eso que las personas utilizan la deuda. Les impide enfrentarse a su miedo al éxito, ya no toman decisiones difíciles sobre cómo ganar más, y evitan experimentar la incomodidad cuando la vida se hace más expansiva.

Se necesita coraje para salir de la deuda, y la gente que gana poco no lo tiene. Y en realidad, se necesita valor para superar algunos de los rasgos de esta lista. La negociación, no siempre voluntariamente, es dejar ir a algunas de esas filosofías pasadas – es abrumador y un poco de miedo da considerar todo esto.

Pero se diría que este miedo es natural. Las personas que tienen mucho dinero también lo tienen. Simplemente hacen las cosas de todos modos.

5 Mitos Sobre las Tarjetas de Crédito

mitos sobre las tarjetas de creditoSi uno pasa unas horas en un centro comercial o en un banco, llegas a la conclusión que las personas tienen conceptos equivocados sobre las tarjetas de crédito. Y mientras algunos de esos conceptos pueden ser aclarados si la gente leyera la letra pequeña de los contratos (existen intereses por pagos retrasados, comisiones por pago adelantado y otros criterios, reseñados en el contrato que firmas por la tarjeta de crédito), hay otros conceptos que me gustaría explicarte. No caigas víctima de la pesadilla de las tarjetas de crédito, por experiencia propia:

Mito 1: Pagar el mínimo mensual es suficiente.

Esto sólo es verdad si quieres pasar el resto de tu vida pagando la tarjeta de crédito, y nunca llegar a estar cerca de pagar por completo tu deuda. Supongamos que compras un par de zapatos de $100 y lo pagas con una tarjeta de crédito. Si sólo pagas el mínimo, esos zapatos terminaran costándote 2, 3 o 4 veces el precio original. Podrías estar pagando el equivalente a un refrigerador. ¿Duele? Entonces intenta utilizar tu tarjeta de crédito solo para compras necesarias, y si es posible pagar todo a fin de mes. O al menos paga el doble o más del mínimo mensual.

Mito 2: El Banco no te aprobará un límite que no puedas cumplir

Mal, mal, mal. Es tan equivocado. Tanto como sigas utilizando tu tarjetas, realizando tus pagos, evitando superar tu límite y construyendo tu crédito de otras formas, tu nivel crediticio continuará mejorando y el límite de tu tarjeta crecerá. El Banco estará feliz de darte más crédito, aún sabiendo que no podrás pagar por completo, sabiendo que sólo estarás pagando los interminables intereses. Es la manera en la que los bancos ganan dinero.

Mito 3: Las transacciones limitadas son ilegales.

Técnicamente una tarjeta de crédito es dinero cuando realizas una compra. ¿Entonces porque algunas tiendas tienen reglas acerca de un mínimo monto de compra a pagar con tarjeta de crédito? ¿La ley no debería prohibir eso? La respuesta a la primera pregunta es que la mayoría de tiendas y negocios emplean esa regla porque los bancos cargan un porcentaje de cada venta con tarjeta de crédito, y usualmente es algo de 2 a 4%, dependiendo de la tarjeta. Los dueños de las tiendas no quieren pagar ese porcentaje por compras demasiado pequeñas. Y ahí viene la respuesta a la segunda pregunta, lo que hacen estas tiendas es legal, nadie te puede obligar a prestar un servicio si no te favorece. Si gustas puedes ir a comprar a otro lado.

Mito 4: Las tarjetas aseguradas no son verdaderas tarjetas de crédito

Es falso. Cuando no tienes crédito o tienes poco, puedes empezar a construir tu nivel crediticio utilizando una tarjeta asegurada, ya que alguien tiene el dinero que pagaste por la tarjeta, como un seguro en caso no puedas pagar tus compras. El depósito de seguridad es generalmente por un año y luego te lo devuelven con intereses si es que has pagado regularmente. Funciona igual que otras tarjetas de crédito en la forma en que son como dinero y que ayudan a construir tu nivel crediticio.

Mito 5: Las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito son lo mismo

No lo son. Como probablemente sepas, utilizar una tarjeta de crédito descuenta dinero directamente desde tu cuenta de ahorros y no tienes que pagar por eso a fin de mes, ni se te carga intereses por utilizarla, a menos que haya cargos del banco asociados con el uso. Lo que es triste, es que utilizar una tarjeta de débito no te ayudará a elevar tu nivel crediticio como lo haría una tarjeta de crédito. Por supuesto, incluso el mejor uso de una tarjeta de crédito te costará algo, pero la ventaja es que tu nivel crediticio aumentará.

Como Obtener Reparaciones Gratuitas Sin Tener Garantía Válida

GARANTIANada duele más que tener un equipo roto y que nos cueste cientos de dólares la reparación. ¿No tienes dinero para repararlo? Veamos algunos trucos que pueden servir incluso si la garantía no aplica.

Y es que a veces las cosas se malogran sin que hayamos hecho algo malo. Un botón que se rompa, o algo que deja de funcionar de un momento a otro. Otras vez sucede que lo has utilizado de la forma en que no deberías, y claro ya invalidaste la garantía. Puedes haberte arrepentido de no haber comprado la garantía extendida, pero recuerda que esa garantía extendida raramente vale la pena. En vez de eso prueba las siguientes cosas antes que pagues por una reparación.

Antes que tu garantía expire: lleva tu dispositivo a una reparación preventiva

reparacion preventivaSi tu garantía está a punto de expirar, ahora es un buen momento para asegurarte que todo va bien con tu equipo. Recuerda, que en el caso de dispositivos como móviles, iPods e incluso laptops, las empresas te enviarán un reemplazo completo en vez de sólo reparar la parte problemática.

Esto significa que tendrás un dispositivo nuevo o remanufacturado que es probable que no se averíe tan pronto, e incluso podría tener una pequeña garantía extendida agregada. Incluso si el problema es pequeño, repáralo para evitar futuros problemas.

Si tu lo malograste: Hazte el tonto

hazte el tontoUna de las cosas más simples de hacer, particularmente cuando sabes que tu has causado el problema, es hacerse el tonto. Llamar a asistencia del usuario y pretender que no sabes nada acerca de tecnología, y que la cosa esta dejó de funcionar y no tienes idea de por que. Mientras más despistado parezcas, es más probable que ellos crean que el dispositivo esté realmente defectuoso. No vayas a llamar al servicio técnico y decirles que configuraste mal el router del internet cuando intentabas crear reglas de acceso y calidad del servicio. Sólo diles que estabas viendo un vídeo en Youtube y se cortó el internet y ya no pudiste volver a entrar a ninguna página. Eso te da más oportunidades de ser atendido. Algunas empresas incluso tienen cierto margen en su servicio de garantía.

Es sorprendente ver como esto funciona. Hay gente que ha conseguido que le cambien teléfonos móviles que ellos han “brikeado” o que han obtenido una laptop nueva después de haber malogrado la bandeja de la unidad de DVD. Actuar como tonto tecnológico nos ayudará a que el servicio al cliente se compadezca de tu ignorancia y te ayude.

Si pagas con una tarjeta de crédito: revisa si existen ofertas de garantías extendidas

tarjeta_de_credito4Muchas tarjetas de crédito, sean American Express, Visa Signature, y otras, tienen garantías extendidas como parte de sus bondades.

Si pagas algo con tu tarjeta, llama a tu banco y cheque si proporcionan cobertura extendida en el dispositivo.

Si el daño es menor o cosmético: Investiga si es un problema extendido

problema extendidoSi tu equipo está dañado de alguna forma, por ejemplo la carcasa está rota o si tiene un defecto de apariencia, deberías investigar si el problema no es un problema que afecte a todos los dispositivos de esa marca o modelo. Apple tuvo un problema como ese: las antiguas MacBooks blancas, fueron notorias porque el plástico blanco de la carcasa se aplastaba en las esquinas, pero fue menos notorio que Apple reparaba este problema existiera una garantía válida o no. De forma similar, muchos dispositivos iOS tuvieron problemas con sus sensores bloqueados por los dedos de los usuarios. Si puedes demostrar que no sumergiste un dispositivo, puedes conseguir una reparación o una sustitución. Incluso si encuentras evidencia online de que esto le ha sucedido a muchas personas, puedes convencer al personal de atención al cliente que te ayude.

Si no tuviste suerte: Prueba de nuevo

AT cliente 12Algunas vez depende del representante del servicio al cliente que contactaste. Si fuiste a la tienda y no reparan tu dispositivo, prueba otra vez días después o yendo a otro local. Si pruebas unas cuantas veces más, tal vez encuentres a alguien un poco más generoso y que trate de obtener una reparación para ti. no es a prueba de tontos, es probable que ellos tengan registros de tus solicitudes, pero vale la pena intentar si no fuiste atendido como querías la primera vez.

Si nadie escucha: hazlo público

noticia1Esto no va a funcionar si estás equivocado, y el problema es por tu culpa, pero si estás siendo “paseado” (“señor venga mañana, luego la semana que viene y el mes próximo y bla bla bla”) por una empresa, haz tu caso lo más público que puedas, eso ayudará a tu causa. El blogger Matthew McMillon cuenta su experiencia de reclamar a Apple por una reparación de su MacBook, como no lo atendían, publicó su problema en  su blog y ellos terminaron reparando su computadora. Muchas empresas tienen cuentas en Twitter, de modo que publicarlo por ese medio es válido, y ellos estarán dispuestos a ayudarte, en forma particular si tienes varios seguidores en tu cuenta que han replicado tu historia.

Cuando todo falla: Di la verdad

decir-la-verdadCuando no queda otra opción, es tiempo de decir la pura verdad. La honestidad es la mejor política. Comprarle a una empresa con una buena reputación en el área de servicio al cliente siempre es una buena forma de asegurarse de recibir una respuesta positiva a tus solicitudes honestas donde expreses que tan estúpido fuiste al intentar reparar tu TV por ti solo, terminando por arruinarla por completo.

Las personas del Servicio al Cliente les gusta apreciar la honestidad y te ayudarán con el objetivo de mantenerte como cliente. Es una apuesta arriesgada, pero vale la pena hacerlo si ya estás al fondo del abismo.


Nada de esto está garantizado. Algunos “trucos” mencionados me han funcionado, otros no. Si te has sentado encima de tu celular y lo rompiste, pues no hay mucha esperanza. Pero en la mayoría de los casos, puedes obtener reparaciones tengas o no una garantía válida. Solo recuerda: se amable, hazte el tonto y no dejes que te vean sudar frío. Y si no tienes suerte, hay otras cosas que hacer con un equipo malogrado.

6 Mitos Sobre Tecnología Que Te Cuestan Dinero

mitos-tecnologia-perder-dinero

¿Asustado por la posibilidad de comprar equipos remanufacturados? ¿O acabas de pagar 40 dólares por un cable HDMI? Todos hemos escuchado o comentado mitos tecnológicos, y en algunos casos estos mitos terminan costándote mucho dinero. Ahora veremos unos cuantos de los peores.

Los mitos tecnológicos crecen a través de un buen número de canales. A veces es un comerciante que quiere vender productos sobre preciados o es el estigma de comprar algo nuevo. Con eso en mente, ahorremos algo de dinero y derrumbemos los mitos que nos roban el dinero bien ganado desde nuestra billetera.

Mito 1: Productos Remanufacturados no son tan Buenos como los Nuevos

productos remanufacturadosLos productos de segunda mano tienen mala fama porque mucha gente iguala “remanufacturados” con “usados”, lo cual no es la misma cosa. De hecho, los gadgets remanufacturados vienen de una variedad de fuentes:

  • Un producto con daño en el mismo dispositivo o en la caja, que ha sido reparado.
  • Una unidad de demostración del comerciante.
  • Un dispositivo de caja abierta que fue regresado por alguien que decidió no mantenerlo.
  • Un producto defectuoso que fue devuelto y reparado.

Una vez que el producto es devuelto, es inspeccionado y devuelto listo para la venta otra vez, pero no puede ser vendido como nuevo, de modo que es vendido como remanufacturado por una fracción del costo. En consecuencia, comprar un producto remanufacturado es una de las formas más sencillas de ahorrar dinero. Existen vendedores que venden productos remanufacturados, aunque es importante comprar “Certificado por el Fabricante” porque son probadas por el fabricante del equipo. También necesitamos encontrar productos remanufacturados con una garantía decente (90 días) y una política de devolución algo prudente (30 días). La garantía no es tan buena como para un producto nuevo, pero empresas como Apple y Dell ofrecen la misma garantía a productos remanufacturados que a los nuevos.

En la mayoría de los casos, los productos remanufacturados son tan buenos como los nuevos incluso aunque no tengan la elegante caja que inevitablemente tirarás a la basura, y necesitas un poco de investigación extra para asegurarte que estés cubierto en caso de problemas. Pero comprar remanufacturados con una buena garantía es la forma más fácil de ahorrar una tonelada de dinero en tus compras tecnológicas.

Mito 2: Las garantías extendidas valen el precio

garantia-extendidaEs casi imposible dar una vuelta por una tienda de electrodomésticos sin que alguien intente venderte aparte del electrodoméstico una garantía extendida. Y no sólo sobre equipos, sino que intentan venderte garantía extendida sobre DVDs o videojuegos. Pero en la mayoría de los casos, las garantías extendidas no valen el dinero extra.

Las garantías extendidas son un caso de línea de emergencia. En algunos casos, una garantía extendida puede salvarte la vida en caso de tecnología bien reciente cuando algo va mal. Pero, en la mayoría de los casos, es más caro que crear tu propio fondo de “garantía extendida”, o realizar la primera compra con una tarjeta de crédito que ofrece su propio programa de garantías.

Esto dicho, la garantía vale si un equipo cuesta muy caro, si es tecnología de punta, o si tiene costos de reparación altos, o si tu mismo eres particularmente torpe con la tecnología.

Por supuesto, si incluso eres técnicamente habilidoso, puedes realizar tus propias reparaciones, incluyendo el reemplazo de pantallas de un iPhone, reparación de laptop y arreglo de software. Aprender a realizar reparación técnicas básicas no solo es bueno para ahorrar dinero, también hace posible no tener que abandonar tus gadgets favoritos por semanas en el servicio técnico. Si todo falla, siempre puedes intentar reparaciones gratuitas sin una garantía válida.

Lo que importa al final es que la mayoría de las garantías extendidas quedan sin utilizar. Circunstancias diferentes y garantías con condiciones diferentes pueden existir, pero como regla general puedes vivir sin garantías extendidas para la mayoría de los productos. Si estás en duda cuando vayas a pagar, pregunta si puedes comprar esa garantía extendida posteriormente de modo que tengas tiempo de hace runa pequeña investigación.

Mito 3: Los cables más caros dan mejor imagen y mejor sonido

cable hdmiSi visitas una tienda de departamentos, en la sección de equipos electrónicos, encontrarás una gran variedad de diferentes cables para televisión y equipos de sonido. Y hay una gran probabilidad de que si encuentras un vendedor, intentará convencerte de comprar el cable más caro. Cuando entramos al mundo de los cables digitales, piensa que todos son esencialmente lo mismo.

Los cables HDMI baratos te dan los mismos resultados que las opciones caras. El hecho es que no verás un diferencia entre cables que transfieren datos digitales como HDMI o DVI. De hecho, hace tres años tengo un cable que me costó aproximadamente 8 dólares y sigo utilizándolo igual de bien que la primera vez.

Sin embargo, los cables de audio analógico son la excepción, y son el origen de este mito. Los cables analógicos provocan un cambio en la calidad del sonido, pero a menos que seas un fanático del sonido obsesionado con cada aspecto de la calidad del sonido, no notarás la diferencia, a menos que prestes mucha atención. De modo que es posible que unos parlantes y cables de audio caros técnicamente hacen una diferencia en el sonido, pero la mayoría de nosotros no notará la diferencia.

El sentido común también aplica aquí. Si tienes un iPod con archivos MP3 y lo utilizas para reproducir sonido desde un equipo estéreo de 500 dólares, gastar unos cuantos dólares más en parlantes o cables de audio no harán ninguna mejora a la calidad del sonido. Para la mayoría de nosotros, los cables más baratos funcionan igual de bien que los más caros.

Mito 4: Los mejores procesadores son los más rápidos

procesadoresHace varios años, la velocidad del procesador fue increíblemente importante. La diferencia entre un procesador de 1GHZ y otro de 1.5 GHZ era notable, incluso para novicios. Pasado el tiempo, la importancia de la velocidad del reloj ha quedado impresa en nuestras mentes. Pero en estos tiempos, las cosas son un poco diferentes, la velocidad del reloj no es tan importante como antes.

En resumen, el Pentium 4 tomaba muchos más ciclos de reloj para realizar la misma cantidad de trabajo como el original Pentium, de modo que su velocidad de reloj era mucho más alta para la cantidad equivalente de trabajo. Hay una razón principal debido a que hay diferentes formas de comparar velocidades de reloj a través de diferentes arquitecturas y familias de procesadores, la cantidad de trabajo realizado por ciclo de reloj es diferente por cada arquitectura, de modo que la relación entre velocidad de reloj y desempeño (medido en instrucciones por segundo) es diferente.

Para la mayor parte, hemos llegado al punto de elección por velocidad de reloj en computadoras de escritorio Lo cual es decir, a menos que estés editando mucho vídeo o comprando una laptop, no necesitas gastar el dinero extra en un procesador de mayor velocidad. Para mejorar la velocidad, debes gastar tu dinero en otra cosa: si quieres una computadora más rápida para juegos, es mejor comprar una buen tarjeta de vídeo, y si deseas mejorar la velocidad y desempeño en general, una unidad sólida acelerará la velocidad mucho más que un nuevo procesador.

El punto es que si estás buscando comprar una nueva computadora o si estás interesado en actualizar el tuyo, el procesador es la última cosa que necesitas considerar a menos que tengas necesidades especiales de uso intensivo del procesador como la edición de vídeo.

Mito 5: Armar tu propia PC no es tan bueno como comprar una nueva desde la tienda comercial.

armando tu pcEl mito sobre que las opciones “hazlo tu mismo” no son tan buenas como los productos desde una tienda va más allá de las compras tecnológicas, pero la idea de que obtendrás un mejor producto desde una tienda comercial que el que puedas armar tu mismo.

Por supuesto, armar algo por tu cuenta necesita algunas habilidades técnicas, pero hacerlo te ahorrará mucho dinero. Uno de los ejemplos más obvios son los accesorios. Un soporte del teléfono en tu auto es un ejemplo perfecto. Podrías salir y comprar uno por 30 o 40 dólares, y probablemente sea especifico para un tipo y modelo de teléfono. O puedes hacer uno por tu cuenta con un par de dólares y funcionará con cualquier teléfono. Incluso un soporte para laptop puede costar de 20 a 30 dólares en una tienda, pero puedes hacerte uno al costo de 3 dólares que funciona igual de bien. Hacerlo tu mismo no sólo es más barato, sino que obtienes algo que se ajusta a lo que necesitas.

Las opciones “hazlo tu mismo” son tan capaces como sus contrapartes comerciales. Incluso si no estás seguro de que estás haciendo, encontrarás muchas guías en internet para que realices el proceso. Claro que tu proyecto no terminará luciendo como uno de tienda, pero funcionará igual o quizá mejor, y te ahorrará dinero.

Mito 6: Necesitas pagar por cable para ver los programas de televisión más recientes

television-por-cableSi a alguien le gusta el cable de TV su mayor argumento para seguir pagando por el servicio es estar al día con los programas de televisión favoritos. Pero para la mayoría de nosotros, eso es fácil de hacer sin gastar entre 60 a 120 dólares mensuales.

Con excepción de los deportes en vivo, puedes conseguir cualquier programa de televisión desde una variedad de lugares. La fuente gratuita más obvia es la más antigua: la antena de tu televisor (también es posible construir una por tu cuenta). Con una antena obtendrás señales de televisión abierta.

Por supuesto, tener cable es más acerca de los programas de los canales de cable. Las buenas noticias es que puedes comprar el acceso a la mayoría de series o programas de cable desde sitios web como Amazon e iTunes por algo de 30 a 40 dólares. El precio parece alto al comienzo, pero a menos que te suscribas a más de 12 programas, será más barato que el cable. El beneficio es que tendrás una especie de servicio de cable que sólo incluye los programas que realmente quieres ver. Combina eso con un servicio que ofrece los episodios más recientes como Hulu Plus y estarás gastando menos en tu TV mientras sigues viendo tus shows favoritos de TV.

Nada de esto sirve de algo a menos que puedas ver esos programas de televisión en tu TV, por supuesto.  Por suerte es fácil de hacer con una buen dispositivo multimedia o si quieres invertir un poco más con un centro multimedia. Si eres dueño de una consola de videojuegos, puedes transmitir el vídeo hacia tu TV.


Estos mitos tecnológicos solo arañan la superficie de la tecnología en la que estamos perdiendo dinero. La mayoría de estas ideas se han transmitido a través de varias generaciones como un hecho, pero cuando es tu dinero el que está en riesgo, es importante investigar si es realmente posible y si no lo es. No es ser frugal, significa no perder dinero.

10 Formas de Perder Dinero Sin Que lo Sepas

ahorrar-dinero

Todos buscamos la forma de ahorrar dinero. Sea en una cuenta de ahorros o gastando menos. Yo intento hacer ambas cosas. Pero algunas veces ignoramos el hecho que seguimos perdiendo el dinero cada día. A continuación hay 10 formas de tirar el dinero:

10. Ignoras cosas que reparar en casa

Cuando eres dueño de una casa, parece que las reparaciones y mejoras nunca dejan de ser necesarias, pero podrías haber olvidado algunas muy importantes. Probablemente estás gastando mucho dinero en sistemas de calefacción o de aire acondicionado si es que tu casa no está bien aislada. Hay tres reparaciones y mejoras que debes tomar en cuenta: filtraciones y goteos en las paredes y techos, arreglar o modernizar los aparatos eléctricos (por ejemplo un refrigerador antiguo gasta mucho más energía que uno nuevo)

9. No estás utilizando todas las recompensas de tus tarjetas de crédito

Pagamos más y más cosas con la tarjeta en estos días, ¿entonces porque no obtener la mayor recompensa posible cuando lo haces? Un montón de tarjetas de crédito vienen con buenos paquetes de recompensas, pero definitivamente algunas son mejores que otras, especialmente si quieres o tienes en mente un lugar especifico donde quieres gastar esas recompensas (por ejemplo viajes). Revisa cada página de cada tarjeta de crédito y analiza las recompensas que proporcionan. Una vez que has encontrado la tarjeta correcta para ti, asegurándote que estás utilizándola en una forma de obtener lo mejor por tu dinero.

8. Tienes dinero por reclamar

Puede que suene algo engañoso, pero puede ser que tengas dinero que no has reclamado aún, esperándote para que lo tomes. Algunas veces es un bono, una compensación por tiempo de servicios, no importa lo que sea, es fácil revisar tus cuentas. Averigua la forma en que puedes sacar tu dinero del purgatorio financiero.

7. Los alimentos que desperdicias en tu cocina

Es difícil juzgar cuanta comida comerás la semana o el mes que viene, pero cuando botas comida, estás botando dinero por el desagüe. Planificar tus comidas antes de tiempo ayuda un montón, al igual que saber  cuánto tiempo los distintos alimentos permanecen frescos en el mostrador, en la nevera y en el congelador. Pero, al final, todo lo que necesitas es un poco de atención. Tienes que librar una guerra contra el deterioro de los alimentos para mantener todo bajo control.

6. Pagas mucho por el plan de datos para tu Smartphone

La mayoría de las personas firman por plan de datos y utilizan su teléfono sin saber cuanto de ese plan de datos están realmente utilizándolo. Si sigues con ese plan ilimitado, por ejemplo, serviría mucho saber cuanto del plan de datos estás realmente utilizando en un mes— y podrías ahorrar dinero moviéndote a un plan limitado (casi la mitad de los usuarios no necesitan un consumo de 300 mb por mes). Por supuesto, si ya tienes un plan limitado, ten cuidado de perder tu crédito en usos “inconscientes”.

5. No utilizas cupones, descuentos o promociones que están frente a ti

La internet es una cosa sorprendente y me sorprende que muchas personas solo la utilicen para chatear y publicar tonterías en el Facebook. En estos días, si te inscribes en las páginas de los diferentes comercios (por ejemplo en Perú: Falabella, Metro, Plaza Vea, los diferentes cines, etc.) puedes acceder a diferentes promociones de descuentos o sorteos con buen premio. Incluso esas empresas tienen sus propias páginas donde publican los catálogos y puedes comparar los precios sin necesidad de ir tienda por tienda.

4. No negocias

Aparentemente a nadie le gusta negociar. Pero con la correcta preparación, puedes hacer ese proceso un poco más fácil, y obtener mucho más por tu dinero. De hecho, hay investigaciones que dicen que la gente pierde casi medio millón de dólares al realizar el trato por su primer sueldo, cuando deberían poder ganar cierta cantidad, pierden por inexperiencia la oportunidad de ganar un poco más. Hay un buen número de métodos de negociación funcionan bien en diferentes situaciones, de modo que vale la pena que investigues, para que puedas conseguir lo que deseas con un mínimo de negociación. Podrías ser sorprendido lo que puedes ahorrar poniendo un poco de esfuerzo. Te doy un ejemplo, he ahorrado 42 dólares al solicitar que extornen la cuota de membresía de mi tarjeta de crédito. ¡42 dólares por caminar 3 cuadras del centro comercial a la agencia del banco! Vale la pena.

3. Crees en mitos sobre la tecnología

Es sorprendente la forma en que muchas empresas tratan de sacarte todo el dinero cuando compras una nueva computadora. ¡No compres esta, compra esta que es más nueva! ¡Compra la garantía extendida! ¡Este cable de 40 dólares es mejor y más resistente que el de 10!. Estás tácticas de ventas nacen de ciertos mitos, como el hecho que los nuevos productos funcionan o son mejores que productos de segunda mano, o que cables caros proporcionan una mejor imagen en tu televisión. Si compras tecnología seguido, o gustas de la tecnología como a mi, puedes ahorrar si llegas a conocer las cosas que vas a comprar antes de ir a la tienda. Recuerda que no siempre los productos nuevos funcionan mejor que los de segunda mano, que las garantías extendidas no siempre valen la pena, los cables caros no siempre son los mejores, la velocidad de los procesadores no los hacen mejores, no necesitas pagar por cable para ver las series más nuevas, etc.

2. Pagas demasiado en tus facturas mensuales

Las facturas se pueden apilar rápidamente, pero las buenas noticias es que puedes obtener descuentos con unas cuantas llamadas. Usualmente todo lo que necesitas es pedirlo. Si los consigues, sigue llamando regularmente para mantener estos descuentos y tendrás más dinero en tu billetera.

1. Tratas de ahorrar dinero en demasía

¿Acaso no es esa la idea? Bueno, si, pero como diría un político peruano: tampoco tampoco. Tratar de ahorrar dinero puede llevarte a una situación en la que pierdes más dinero. Por ejemplo, algunas personas evitar ir al doctor o al dentista, pero terminan pagando mucho más por cosas que descuidas. Puede ser que tomes ofertas de las tarjetas de crédito y pagues el mínimo cada mes o puede ser que no contrates un contador para el pago de impuestos y perder las deducciones que te corresponden. Ahorrar no es malo, pero es importante prestar atención al destino de tu dinero y que “no estás disparándote en el pie”  con una estrategia que supuestamente te “ahorra” dinero.