Atajando con la cara, el portero sacrificado

Primero creí que era un partido real, luego las cosas iban escalando hasta convertirse en una risa contínua. Este arquero puede haber tenido mucha suerte al inicio, y prácticamente se convirtió en el héroe del partido, aunque tal vez quede en coma.

Peor aún, sus compañeros no le echaban gol ni al arco iris.

[adsense]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *