Arnold Kim: MacRumors y como ser Blogger es mas Rentable que ser un Doctor

Arnold Kim no debe ser muy conocido fuera del círculo blogger, sin embargo es un blogger que gana un ingreso de 6 ceros con su blog.

Seis ceros en tu ingreso anual, significa que recibes por lo menos 1 millón de dólares. Algo nada despreciable.
¿Y quien es Arnold Kim y sobre que bloguea?

Kim, o el Dr. Kim, pues es un doctor, inició su blog cuando era estudiante de medicina. Su blog trata sobre rumores sobre productos de la compañía Apple. El éxito se debe a que la misma Apple es muy estricta en cuanto a divulgar datos sobre sus próximos lanzamientos o detalles de los productos más allá de donde veamos la caja del equipo.

Su sitio web es MacRumors, donde publica desde hace 8 años, chismes, rumores y hechos concretos sobre Apple. Siendo que inicio como un pasatiempo, ahora después de haber terminado su carrera de médico y estar ejerciendo, hoy en día ya lo hizo decidirse a dejar de ser médico y dedicarse de lleno al sitio web MacRumors, y expandir su ahora excelente negocio. Y no es que los ingresos como médico eran despreciables, eran iguales en ceros a los ingresos que recibe por MacRumors, pero ha visto un mayor futuro en su negocio web.

Arnold Kim personifica el ideal que tienen miles de blogger de vivir en base a sus blogs, si bien no todos podemos hacer hoy en día lo que Kim ha logrado, su ejemplo y el de otros como él, impulsa la creación de cada vez más blogs diariamente.

El Dr. Kim da el “secreto” para ganar dinero con los blogs, y es que no hay más secretos que el de obtener tráfico. Con tráfico vienen más visitantes, y con más visitantes, más dinero. Kim dice: “tráfico en internet es poder, y el poder es igual al dinero.”

Ahora, solo falta que sepamos como explicarle ese tema a la gente que solo piensa que la única forma de ganar dinero es mediante una profesión fija.

Comenten, de su opinión acerca de esto. Nos vemos a la próxima.
Si te pareció interesante, suscribete a mi feed, también puedes suscribirte por correo. Es gratis, aunque no lo creas.