Estás aquí
Inicio > ahorro > 9 Características de La Gente Que Gana Poco

9 Características de La Gente Que Gana Poco

Nadie se considera a si mismo como que gana poco. “Gano lo justo”, “no necesito ganar más”, “estoy bien así”. Todos se valoran mucho, y estamos dispuestos a trabajar muy, muy duro para conseguir lo que queremos.

Pero tal vez te sorprendas cuando reconozcas algunas o todas las 9 características de la gente que gana poco como tuyas.

1. La gente que gana poco tiene una alta tolerancia a los bajos salarios

Las personas con altos ingresos están muy seguros de que están bien compensados ​​por su tiempo y trabajo. Sin embargo la gente que gana poco raramente se fija un salario más alto. Piensan que no merecen ganar más de lo que están ganando y creen que los sueldos altos solo pueden ganarlo gente extraordinaria. Soportan un bajo sueldo porque sienten que tienen que pagar sus deudas.

2. Ellos subestiman su valor

Muchas personas tienden a subestimarse a sí mismos. Las personas que ganan poco se limitan a creer que no pueden hacer más de lo que están haciendo en este momento. Creen que su destino es ser pobres y se consuelan con la idea de que algún día sus hijos dejarán de serlo, pero con esa mentalidad, sus hijos no tienen un ejemplo a seguir.sueldo

3. Están dispuestos a trabajar gratis

La gente que gana poco, regala su tiempo, conocimientos y habilidades por nada. Trabajarán de forma gratuita y sin pensarlo dos veces. La mayoría de las veces, esta mentalidad está tan arraigada que ni siquiera son conscientes de que lo están haciendo.

Sobre esto, no es que nos referimos a trabajar directamente de forma gratuita, sino también al trabajo indirecto que a menudo no pensamos facturar.

4. Son pésimos negociadores

empresa-sueldo-virtualLos que ganan poco generalmente son reacios a pedir más. La gente con pocos ingresos se detienen simplemente porque están demasiado asustados.

"¿Qué pasa si yo levanto mis precios, y se ríen en mi cara"

Muchos tienen miedo a negociar, generalmente tienen miedo a molestar a la otra persona, tienen miedo a dejar de ser considerados en el negocio, tienen miedo a que contraten a otros, dudas comprensibles pero que te devalúan a ti mismo.

5. Practican esnobismo inverso

¿Odias a los ricos? Entonces puedes ser una persona que gana poco dinero. Tal vez no albergas ninguna mala voluntad hacia los ricos, pero soy ciertamente eres una especie de snob frugal. Cuando ves un auto de $ 100.000, volteas los ojos. Y eso no es muy agradable de parte tuya. Muchos equiparan a quienes ganan poco con las limitaciones, que crecen para convertirse en resentimientos. Así empezamos a renunciar a ganar mas.

Casi toda la gente que ganan poco dinero cree que la riqueza real tiene un precio demasiado alto. … La ironía es que pocas personas trabajan más o se obsesionan más por el dinero – o mejor dicho, la falta de ella – que es lo que hacen los que ganan poco.

6. Ellos creen en la nobleza de la pobreza

Al mismo tiempo que ellos rechazan a los ricos, están cantándose alabanzas los unos a los otros por sobrevivir con tan poco. Aún no superan la idea de que ser pobre te da acceso a todo tipo de cualidades que la riqueza no puede.

Mucha gente pobre creen genuinamente que el dinero está manchado, que el materialismo es malo, y que hay algo virtuoso en sobrevivir con muy pocos recursos. De acuerdo con esta línea de razonamiento, son mucho mejores personas rechazando los beneficios económicos.

7. Son sutiles auto-saboteadores

Las personas que ganan poco dinero involuntariamente se fijan como meta el fracaso. Solicitan trabajos para los que no están calificados, saltan de un trabajo a otro, siempre deteniéndose justo antes de llegar a sus metas. El denominador común es su propensión a estar dispersos, distraídos y fuera de foco. Buscan siempre un chivo expiatorio o un salvador en lugar de asumir la responsabilidad de su propio comportamiento.

8. Son co-dependientes

Hay una línea muy fina entre el empleado leal y la devota esposa y el cordero del sacrificio. En efecto, cuando se trata de trabajo, a menudo se encuentran como voluntarios para llevar el peso de la carga. Por supuesto, los empresarios van a esperar que esto suceda siempre después de un tiempo, y esto finalmente lleva al resentimiento. Dominan sus propias necesidades por el bien de los demás, e inevitablemente, eso los conduce al resentimiento, depresión, agotamiento y descomposición. Confunden el agradecimiento al lugar de trabajo con el sacrificio.

9. Viven en un caos financiero

La gente que ganan poco son más propensos a estar endeudados, tener ahorros más pequeños, menos (si las hay) inversiones y poca idea de dónde va su dinero. Las deudas consisten en alejar su energía, cortan sus opciones, les dan la ilusión de que no es suficiente, porque cuando se acaba el dinero, ellos pueden sacar de repente una tarjeta de crédito y seguir gastando. Nunca se enfrentan cara a cara con el hecho de que no están haciendo lo suficiente. Es por eso que las personas utilizan la deuda. Les impide enfrentarse a su miedo al éxito, ya no toman decisiones difíciles sobre cómo ganar más, y evitan experimentar la incomodidad cuando la vida se hace más expansiva.

Se necesita coraje para salir de la deuda, y la gente que gana poco no lo tiene. Y en realidad, se necesita valor para superar algunos de los rasgos de esta lista. La negociación, no siempre voluntariamente, es dejar ir a algunas de esas filosofías pasadas – es abrumador y un poco de miedo da considerar todo esto.

Pero se diría que este miedo es natural. Las personas que tienen mucho dinero también lo tienen. Simplemente hacen las cosas de todos modos.

Top