Estás aquí
Inicio > consejos > 8 Formas de Tener una Maestría en Disciplina

8 Formas de Tener una Maestría en Disciplina

Un artesano domina su arte practicando todos los días, con atención y aprendizaje continuo, siendo devoto hacia el propósito que tiene de convertirse en un maestro entre sus iguales.

Lo mismo se aplica al arte de la disciplina:

  • Practicar repetidamente
  • Enfocarse mentalmente en el objetivo
  • Aprendizaje continuo
  • Atención

En Zen Habits nos dan las siguientes recomendaciones, muy útiles, para que la disciplina sea parte de nuestras vidas y nos ayude a lograr nuestros objetivos:

1. Haz la tarea incluso aunque no estés de humor. La procastrinación (dejar de hacer una cosa importante por otra más agradable) es un problema común y al parecer universal. La principal razón de la procastinación es “no estoy de humor para hacer esta tarea, prefiero hacer cualquier otra cosa”. Y probablemente la “tarea” sea aburrida, pesada, incómoda y la persona busca hacer en vez de la tarea algo más sencillo y sin complicaciones. Prefieres leer un libro, revisar el Facebook, revisar tu email, volver a revisar el Facebook, y así pasaran las horas y la tarea en sí, se hará más pesada y aburrida. Nunca se hará más fácil. Si tienes que realizar una tarea, hazla, sin importar que sea. No te permitas revisar tu email, redes sociales, ponerte a limpiar algo, eliminar archivos, o hacer algo errático. Sientate, parate o lo que sea que tengas que hacer para realizar esa tarea. Será aburrida, pesada y muy incómoda. Pero hazla. No hay nada más.

2. Haz ejercicio cuando no quieras hacerlo. Si, es la misma procastinación. El ejercicio es una cosa cansada, sudorosa y pesada que tendríamos que hacer, pero preferimos descansar. ¿Descansar de qué, de estar sentado todo el día? Si dejas de lavarte los dientes una semana, seguramente causará que tu aliento sea peor el de un dragón y algunos o todos tus dientes se resentirán. Si dejas de hacer ejercicio, tu cuerpo se resentirá. Si tienes una inscripción al gimnasio ve al gimnasio asi no quieras. Si vas a un parque a correr todos los días y has dejado de hacerlo, empieza de nuevo. Incluso si estás cansado o te da flojera hacerlo. Ignora el sentimiento de flojera, la distracción y levantate y corre. Después de hacerlo te sentirás mejor.

3. Sientate a tener hambre. No comas si no tienes hambre. Cuando tienes hambre, sientate por un momento y disfruta de esa sensación de hambre, como se siente. No es tan malo. No es que te compares con gente que padece hambre de verdad, es que tengas una sensación de disconformidad, que te haga consciente de las elecciones que tomas, y que comprendas lo mucho que comes, sin necesidad de hacerlo.

4. Habla con alguien sobre un tema incómodo para ambos. Todos evitamos las conversaciones dificiles, porque no son divertidas. Dan miedo y son incómodas para todo el mundo. Pero resulta que esas conversaciones resuelven cosas, incluidos resentimientos, malas relaciones y claro también pueden empeorar las cosas. Cuando tengas un problema con alguien, en vez de recrear el problema una y otra vez en tu cabeza, habla con esa persona en una forma gentil y desapasionada. Trata de ver las cosas desde su punto de vista, no solo el tuyo. Un simple: “¿podemos hablar sobre esto que pasó?” Cuentale como te sientes, sin acusar ni estar a la defensiva. Acercate con la intención de solucionar las cosas para ambos

5. Ten un hábito. Una de las cosas más difíciles de enfrentar es mantener un nuevo hábito. Después del entusiasmo inicial, no quedan muchas ganas de continuar. Es fácil tener un hábito por una semana, ¿y qué pasa en la segunda y tercera semana? En vez de rendirte, comprometete con un pequeño nuevo hábito por dos meses. Solo 5 minutos al día, y hacerlo lo mismo cada día, buscando formas de recordar seguir con el hábito. Hazle seguimiento al hábito en un calendario o agenda, de modo que veas el progreso. Hazlo todos los días.

6. Enfrenta el problema. Cuando tenemos un problema, usualmente evitamos incluso pensar en él. Piensa acerca de esos problemas: estás evitando ejercicios, estás con sobrepeso, estás evitando un proyecto personal, evitas pensar en tus finanzas, eres infeliz acerca de como está tu vida. Usualmente no queremos afrontar estas situaciones incómodas.  En vez de huir del problema, considera el problema como el camino a recorrer. No evites el obstáculo (la situación difícil, el miedo), no vayas por ahí inventando excusas, no lo ignores. Voltea a mirarlo. Reconocelo. Imagina que hay detrás de ese problema. Encuentra como meterte en el problema para resolverlo. No es fácil, pero tampoco es tan malo como piensas, y serás feliz de haberlo hecho. Y más importante: serás más fuerte después de superarlo.

7. Disfruta lo bueno de cada actividad. La disciplina es aprender que no necesitas una increíble recompensa por hacer algo, sino que hay un bien inherente en hacerlo. Por ejemplo, si estás determinado a consumir alimentos saludables, no necesitas que su sabor sea el mejor, el más dulce o sabroso, sólo hazlo y disfruta del comer comida fresca y saludable. Si estás haciendo ejercicio, no necesitas un vientre plano o brazos musculosos, sólo haz el ejercicio porque lo disfrutas. No importa que actividad tengas que realizar, encuentra lo bueno de hacerlo, y la misma actividad llegará a ser la recompensa.

8. Medita. La mayoría de las personas piensa que la meditación es algo complicado o místico, pero es algo simple.  Sientate por dos minutos. Enfocate en tu respiración, cuando el aire sale y cuando entra, nota como tu mente parece volar. Hay muchas formas de meditar, pero esa es la más simple.

Talvez no logres hacer los 8 puntos que hemos visto a la primera intención, pero eso es porque debes practicar.

A través de la práctica, se va a aprendiendo, para ser hacer algo aunque no tengas ganas de hacerlo, para apegarte a un hábito aunque ya no tengas el mismo entusiasmo, a no actuar con urgencia, y a disfrutar de una actividad por el simple hecho de hacerlo.

¿La vida es todo disciplina y nada de diversión? Por supuesto, pero si puedes disfrutar cualquier actividad, en el momento, ¿no vale la pena aprender algo que pagará con creces a largo plazo?

Top