Estás aquí
Inicio > conads > 10 razones por la que no eres un gran empresario

10 razones por la que no eres un gran empresario

1. No sabes como manejar el dinero.
Oficinas grandiosas y salarios altos son grandiosas formas de botar dinero a la basura. Necesitas aprender cuando se debe gastar el dinero y cuando no. Si tus empleados te piden oficinas más lujosas y sabes que eso no va a mejorar su productividad niegaselas. Si el encargado de la red te pide un monitor para ser más productivo, compraselo.

2. No tienes múltiples planes de juego.
No puedes confiarte en una sola persona, un modelo de negocios, o incluso una solución. Muchas cosas no son predecibles. Tu no puedes predecir lo que va a suceder, por lo tanto es mejor tener múltiples planes de juego.

3. Cometes muchos errores.
Es natural cometer errores. Es humano. Sin embargo los buenos empresarios cometen pocos errores. La forma más fácil de reducirlos es aprender de otros. Encuentra empresarios de tu mismo ramo y colocalos como tu panel de consejeros.

4. No eres lo suficientemente ágil.
En estos tiempos de cambios frecuentes, hay que adaptarse rápidamente. Si no eres lo suficientemente ágil, otro lo será.


Sigue leyendo…

5. Crees que lo sabes todo.
Enterate de la verdad: sabes muy poco. En vez de alabarte a tí mismo por saberlo todo, busca a otros más listos que tú.

6. Crees que puedes hacerlo todo solo.
Hay 24 horas en un día. Y tienes que dormir, comer, socializar. Sabemos que eres muy listo y sabes muchas cosas, pero puedes encontrar otras personas que pueden ayudarte. Delega tareas.

7. No socializas.
Si conoces gente nueva a menudo, pronto encontrarás a muchos que pueden ayudarte. No te sorprendas, hay muchas personas que pueden darte la mano, incluso sin cobrarte nada más que un cierto grado de amistad.

8. No amas lo que tu haces.
El dinero es grandioso, tenerlo aún más. Pero no todo debe centrarse en el dinero. La forma más sencilla de triunfar es amar tu trabajo. Si amas tu trabajo te empeñas en hacerlo mejor, y a colocar todo tu esfuerzo en él.

9. No tienes ética en tus labores.
La flojera es algo que los que trabajan en un horario fijo tienen a menudo. Pero un empresario debe dedicar buena parte de su tiempo a su empresa. Pero ser el dueño a veces lleva un riesgo y es dejar algunas cosas para después. Talvez el después nunca llegue. Un empresario “debe” hacer las cosas y “debe” aprender a ser productivo.

10. No eres lo suficientemente agresivo.
Los clientes no llegaran a tu puerta y te pedirán tu producto o servicios. Hay que buscarlos. Ser proactivo y lo suficientemente agresivo para lograr las cosas que deseas, y la única forma de lograrlas es ir por ellas.

Fuente:
Quick Sprout

Comenten, de su opinión acerca de esto. Nos vemos a la próxima.
Si te pareció interesante, suscribete a mi feed, también puedes suscribirte por correo. Es gratis, aunque no lo creas.

Top